NAVEGACIÒN ACTIVIDADADES IMÀGENES
     
DEFINICI“N
T»CNICA
TRAYECTORIA
CURSOS
COMERCIALIZACI“N
CONTACTO
ENGLISH TEXT
ITALIAN TEXT
NOVEDADES

RECOMENDADOS

 

 

 

Búsqueda personalizada

Enorme agradecimiento quiero profesar a mis hermanos de Colombia, màs precisamente de Medellìn, quienes me recibieron con enorme afecto,respeto y camaraderìa. Agradecer a la Biblioteca Pùblica Piloto y a quien fuera la responsable de mi presencia en tan prestigiosa instituciòn, la Coordinadora de extensiòn Cultural ,Señora Marìa Victoria Suàrez Gutièrrez. Ella puso a mi disposiciòn las instalaciones respectivas para el curso. Agradecer tambièn a quienes participaron del mismo, varios de ellos, hombres y mujeres, asistieron de diversos puntos de Colombia y realizaron un esfuerzo muy importante para asistir. Fueron dos jornadas muy intensas en las cuales transmitì todo mi conocimiento sin guardar ningùn secreto, y a mi criterio fuè un mutuo aprendizaje que recordarè siempre.

Agradecer tambièn a las autoridades del Museo El Castillo, de El Poblado, quienes atentamente me tuvieron en cuenta para dar talleres en esa instituciòn.

Agradecimiento a cada hermano/a de ese hermoso paìs que me brindaron todo el apoyo y afecto. Ha sido una experiencia que guardarè en lo màs profundo de mi memoria y afecto.

Queda abierta la posibilidad de volver algùn dìa a esa hermosa tierra hermana, como tambièn a quienes puedan tener interès desde otros paìses, de contar con mi presencia.

(En breve publicarè algunas fotos de los talleres en Medellìn)

------------------------------------------------------------------------------------------------------

Con mucho agrado recibì èsta semana los resultados de un comcurso internacional en el cual he tenido el placer de participar por primera vez. Se trata de Talent Seekers" un grupo de empresas a nivel mundial que patrocinan actividades culturales y buscan nuevos talentos en distintas ramas de la cultura. El concurso durò todo el 2009 y un jurado internacional evaluò durante ese perìodo a 4.000 postulantes, repartidos en diez rubros de lo mas variado, como ser; Literatura, Arte Digital, Mùsicos, Artistas Plàsticos, Periodismo, etc. Yo me inscribì en el rubro "Varios" ya que allì estaban incluìdas las artesanìas, y esta pàgina es la que participò concretamente. No logrè ningùn galardòn pero sì me resultò altamente positivo llegar a obtener el puesto Nº 18 entre los 100 participantes dentro de mi rubro "Varios" y entre los 4.000 participantes de las mas variadas disciplinas obtuve el lugar 500. Creo que no està nada mal tratàndose de un certàmen en el cual uno compite con otras ramas que nada tienen que ver con la simple artesanìa en la cual yo estoy enmaracado.

Es por eso que una vez màs, èsta web  me da grandes satisfacciones con respecto a mi trabajo que fluye atravès de la Taracea. Èste año nuevamente estarè participando en ese concurso y serè evaluado durante todo èste año. Aquellos que estèn interesados en participar como jurados o bien como postulantes pueden visitar el sitio de Talent Seekers y registrarse, o bien ver los resultados de los ganadores y de los 1.000 mas votados que hemos participado allì. Seràn bienvenidos sus votos para mi participaciòn en la ediciòn 2010.

Sin dudas una nueva satisfacciòn para mì y seguramente para todos ustedes, amigos, que aprecian mi trabajo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Si algo faltaba en mi carrera de artesano era precisamente hacer restauraciones para un Museo. Ya tenìa la experiencia de hacer restauraciones para particulares pero para una instituciòn de èstas caracterìsticas era todo un desafìo. Asì fuè que la Museòloga y Curadora Graciela Juàrez me propuso hacer èsta restauraciòn para el Museo de Arte Decorativo Firma y Odilo Estevez. Se trataba de una arqueta peruana estilo mudèjar del siglo VIII constituìda por aplicaciones de nàcar y carey en toda su superficie, la arqueta estaba en un estado de mucho deterioro, le faltaban piezas y algunas pocas se habìan desprendido, a lo cual habìa que sumarle el fruto de viejas y deplorables restauraciones que ,de manera irresponsable, habìan hecho un verdadero desastre en èsta bellìsima y elaborada arqueta que era en verdad un gran trabajo artesanal de marqueterìa mudèjar. Ciertamente debo admitir que en un principio ,semejante trabajo por hacer, me acobardò un poco, era una tremenda responsabilidad trabajar sobre èsta pieza que estaba en tan pèsima condiciòn, pero finalmente junte coraje y aceptè. A Graciela Juàrez ya la conocìa de otras àreas de la Subsecretarìa de Cultura Municipal, con ella habìamos compartido momentos del mundo de la artesanìa en años pasados.

Fuè asì que conocì a la Directora del Museo Estevez, la Licenciada Analìa Garcìa, una jòven mujer con un concepto innovador en la gestiòn de la instituciòn, ya que tuvo muy en cuenta la propuesta de Graciela Juàrez ,tambièn innovadora, de integrar a los artesanos con el museo, y Analìa sin conocerme demasiado confiò en mì y comenzò asì mi trabajo en el Museo. Realmente fuè una experiencia enriquecedora ya que trabajar en un Museo implica respetar y adecuarse a metodologìas de trabajo pre-establecidas. Era todo un inconveniente para mì no poder llevarme la pieza a mi taller y tener que trabajar en un àmbito al cual no estaba acostumbrado, materiales y procedimientos distintos a los habituales en mi trabajo, horarios especiales, y el trastorno de tener que trasladarme al menos dos veces por semana, en jornadas de 5 a 6 hs corridas de trabajo. Pero me adaptè ràpidamente y mucho màs cuando me enterè que me habìan asignado a una colaborardora en restauraciòn que estarìa junto a mì en todo el proceso de trabajo, aportando su conocimiento y de alguna manera supervisando que todo se hiciera de la forma acorde y correcta como se trabaja en un Museo.

Debo admitir que fuè una enorme sorpresa conocer a Roxana Martinelli, una jòven Restauradora y Conservadora de Museos, por su extraordinaria capacidad de aplicar sus conocimientos y adaptarse con una gran buena voluntad a mi forma de trabajo, ambos nos complementamos en los conocimientos, en el trabajo, y en la convivencia temporaria ya que no es muy frecuente y fàcil la comuniòn entre dos personas formadas de maneras distintas y con preconceptos forjados en la formaciòn profesional. Por eso quiero destacar la calidad de persona de Roxana, màs allà de su notable conocimiento profesional, encontrè en ella a una excelente compañera de trabajo, un ser humano de esos que no abundan.

Pasaron algo màs de 5 semanas de trabajo, durìsimo trabajo, ya que previamente en mi taller iba cortando y preparando cientos de trocitos de nàcar de una medida aproximada a lo que luego serìa el detalle final de las nuevas incrustaciones, con esos trocitos ya perfilados en triàngulos y pequeñas tiras rectangulares de 5mm de ancho, en el taller de restauraciòn del Museo,nos dedicàbamos a ajustarlas  con lijas de distinto grano hasta que cada pieza entrara perfectamente en su sitio, porque ninguna pieza era exactamente igual a otra, variaban las medidas, los àngulos y los espesores, a lo que hubo que agregarle el calado especial que realizè de piezas faltantes con formas vegetales, es decir tallos y hojas en nàcar que suponìan un trabajo muy pero muy minucioso. Destaco la labor de Roxana quien previamente a la restauraciòn de piezas faltantes se tomò el paciente trabajo de limpiar los huecos a rellenar mediante una tècnica manual, artesanal, retirando viejos restos de pegamento que ,de no haber sido removidos, habrìan dificultado mucho màs la inserciòn de las nuevas piezas de nàcar.

Una de las reglas bàsicas en el trabajo museològico es la de no agredir a la pieza en cuestiòn, con materiales quìmicos o procedimientos mecànicos que alteren la originalidad de la pieza, por lo cual una vez incrustados los nuevos trozos de nàcar se efectuò una minuciosa limpieza a cargo de Roxana con procedimientos que no eran habituales para mi experiencia como artesano, tampoco el pegamento utilizado era de los que utilizamos con frecuencia en una restauraciòn particular.

Asì fuè que la presencia de Roxana Martinelli enriqueciò mis conocimientos y ademàs le puso una nota de color al trabajo con su presencia  ya que de haber estado solo en ese silencio casi "sepulcral" ,tìpico de los museos, habrìa sido aburrido y tedioso, sin olvidar tampoco las breves paradas de descanso que amenizàbamos entre mate y mate, costumbre tan argentina que como veràn, es bien compatible con lo que se imagina de la rigidez y acartonamiento de un àmbito tan especial como lo es un museo.

Finalmente debatimos con Roxana la cuestiòn de las piezas faltantes de Carey, y sabìamos que desde hace mucho tiempo èste material extraìdo cruelmente de las tortugas marinas, estaba ya perimido y cuestionado por leyes ecològicas que condenaban y prohibìan la matanza de èstos animales para la extracciòn de su caparazòn ,para la elaboraciòn de lo que conocemos como "Carey". Descartado el Carey tenìamos la opciòn de un material sintètico de imitaciòn , pero tambièn fuè descartado por esa misma cuestiòn que antes les comentaba sobre las reglas del museo sobre la utilizaciòn de productos no acordes a la estètica de las piezas y a la normativa internacional de los trabajos en museologìa. Fuè asì que la restauraciòn del carey resultò en la magistral intervenciòn de Roxana aplicando tècnicas propias de su especialidad logrando una similitud realmente imperceptible de las piezas de Carey, un trabajo de excelencia que reafirma concientemente su admirable capacidad para la cual dedicò años de estudio y sacrificio y siendo tan jòven es sin duda alguna, una profesional que estimo, va a descollar en un futuro cercano dentro de  su especialidad, no me caben dudas de ello.

El trabajo concluyò y quedamos todos quienes formamos parte de èste proyecto, muy conformes. Llegò el dìa de la presentaciòn oficial en una de las salas del Museo y fuè una enorme satisfacciòn ver allì a esa arqueta que, de haber hablado, seguramente pedirìa a gritos que la volvieran a la vida. Particularmente, trabajè siempre sobre esa arqueta no sòlo con mi conocimiento de artesano si no tambièn con mi "consciencia artesanal", pensaba en el ilustre desconocido que la habìa creado hace un siglo y sentì un gran respeto por èl, ese artesano de quien nada constaba en los registros, alguien que pese a las limitaciones tecnològicas de esos dìas puso seguramente todo su amor en esa pieza, pensè en que al fin, algo de mì se quedarìa en mi ciudad, mi querida ciudad...esa que me viera nacer hace 20 años, me viera crecer y hoy me estaba reconociendo y hacièndome sentir como alguien querido y valorado, porque mi ciudad ha sido cruel en otros tiempos en los cuales los artistas locales no eran tenidos en cuenta y sòlo servìa lo que llegaba de "afuera". Siento que llegarà inevitablemente un futuro en el cual muchos ya no estaremos y alguien verà esa arqueta y recordarà que fueron las manos de uno de los hijos de èsta querida ciudad quien en el año 2009 dejara lo mejor de sì para una instituciòn muy nuestra.

Cuando uno siente felicidad en lo que emprende puede minimizar aquellas cosas que en otras situaciones no relegarìa, quiero decir que èste paso por el Museo Estevez ha sido para mì de una inmensa felicidad, cada mañana camino al museo lo he hecho con alegrìa, no sòlo por la importancia del desafìo si no tambièn por el buen trato que recibì, por el respeto, por la amabilidad, por la amistad. Por conocer a personas valorables que intentan cambiar lo que parece imposible lograr, desde las limitaciones econòmicas y de infraestructura que padecemos en nuestro paìs, gente jòven con nuevas perspectivas y conceptos que evidentemente dan todo a su alcance por mejorar el estado de cosas que parecìan inmodificables. Consciencia profesional y humana, siempre destaco èsto, porque se puede trabajar casi mecànicamente, cumplir horarios, dejar correr el mes y cobrar un sueldo, pero cuando se cobra un sueldo dejando lo mejor de uno, en proyectos, en innovaciòn y en calidad humana, todo al mismo precio..., es doblemente valorable y son esas personas las que dejan huellas inolvidables sea cual fuera  el àmbito en el que se desempeñan. Quienes me conocen de verdad saben de mi permanente reflexiòn crìtica, un hombre que difìcilmente quede conforme 100 % con lo que hace y con lo que hacen los demàs, no suelo elogiar cosas que no lo merecen, pero en èste caso me doy por satisfecho con mi trabajo y con el de los demàs, puedo decir que ha sido "misiòn cumplida".

Muchas gracias a Graciela Juàrez de quien naciò esta excelente idea de integrar a los artesanos al museo, tambièn por tenerme en cuenta y proponerme ante las autoridades del museo para la restauraciòn de èsta pieza, por tener la capacidad de convocarme mas allà de las divergencias que hemos tenido en otros tiempos y que han quedado en lo que son en verdad, discrepancias entre dos personas respetables que pueden no estar de acuerdo pero en un marco de respeto mutuo y aceptaciòn de construcciones distintas desde posturas diferentes, pero que a la hora de construir cosas positivas tienen la madurez para emprender sin recelos ni resquemores que han quedado como una anècdota del pasado. A Analìa Garcìa, Directora del Museo Estevez, una mujer adorable en su trato respetuoso, en su confianza por alguien como yo que era aùn un desconocido, por su predisposiciòn siempre a flor de piel para cualquier requerimiento referente a nuestro trabajo, por su dedicaciòn como funcionaria pùblica para enhaltecer a una instituciòn tan querida por los rosarinos. A las chicas estudiantes de la Escuela Municipal de Museologìa que estuvieron compartiendo breves momentos en la sala de restauraciòn demostrando su vocaciòn y su capacidad tal como lo fuera Natalia....otro futuro valor en su especialidad. A todo el personal del museo, hasta aquellos con los que apenas he cruzado unas palabras o un cordial saludo. A Roxana Martinelli, juntos hicimos realidad el proyecto de revivir esa arqueta, por compartir conmigo su conocimiento, por su buena predisposiciòn, por el compañerismo y por su alegre juventud que iluminò los grises del silencioso museo, por su amistad, su humildad ,solidaridad y excelencia como ser humano.

A toda mi familia, por su apoyo incondicional, ellos muchas veces mas que disfrutarme deben padecerme...je.

A los duendes, esos que durante èste tiempo no me abandonaron y me inspiraron para estar brillando en la creatividad, a todas las personas que de una forma u otra me tuvieron en sus pensamientos de manera positiva deseando que todo saliera correctamente.

A Dios y a la vida por darme un don que es mi vocaciòn, la que me permite ser un hombre medianamente feliz en lo personal.

A ustedes queridos visitantes que se han interesado por èste trabajo.Gracias por su tiempo.


RECONOCIMIENTO DE LA FERIA INTERNACIONAL DE ARTESANÌAS DE CÒRDOBA 2010-ARGENTINA

Con total y gratìsima sorpresa recibì como cada año la invitaciòn a una Feria muy querida, la Feria Internacional de Artesanìas de Còrdoba. La sorpresa fuè al ver en el folleto de presentaciòn, que habìan incluìdo uno de mis trabajos màs importantes. Hacìan ya tres años que no concurrìa a esa prestigiosa Feria ,y ver que aùn mis trabajos siguen siendo reconocidos a pesar del tiempo que pasò, me ha llenado de una inmensa alegrìa.

 

La carrera de un artesano no es simplemente poner sus trabajos en la mesa de exposiciòn, si no que tambièn es aprender con el tiempo a elegir un calendario de Ferias y un nicho de ventas en el cual poder insertarse para comercializar, ya que es la venta  un factor relevante para la subsistencia con el oficio. A partir de mi participaciòn en la Feria de Monte Hermoso (Pcia de Bs. Aires) desde hace dos años, tuve que modificar mi participaciòn en diversas Ferias. Una de esas modificaciones afectò mi participaciòn en Còrdoba y Berazategui, dos Ferias muy caras a mi afecto. Han sido muchos años de divagar por todo el paìs, de norte a sur y de este a oeste, en Ferias que no siempre han sido rentables como uno esperaba, mi llegada a la Costa Atlàntica en Monte Hermoso permitiò que esos dos meses de temporada (Enero y Febrero) fueran extraordinariamente rentables, motivo por el cual he tenido que alejarme de aquellas otras Ferias que tanto me brindaron, en experiencia, en relaciones y en un tremendo bagaje de anècdotas. cuando los años que han transcurrido han sido tantos y casi siempre muy duros, uno necesita intentar vivir un poco mejor, y es allì donde se debe optar. Espero que con los años pueda volver a aquel circuito de Ferias que nunca voy a olvidar, en las que me recuerdan siempre con respeto y admiraciòn, tambièn creo que llega un momento en el cual uno debe hacerse a un costado y dejar paso a nuevos colegas que intentan insertarse en èste mundo de las artesanìas. Desde muy joven comencè con èste sueño, me mostrè, estuve siempre a la vista e intentè darme a conocer con muchìsimas trabas, golpeè puertas y logrè abrirlas, màs que eso ya no puedo hacer. Gracias a los mentores de la Feria Internacional de Còrdoba por seguir recordandme y valorando mis trabajos, no me cabe duda alguna que nos volveremos a encontrar cuando en èste camino ya me encuentre de regreso.

Textos, imágenes y diseño Web : Manuel Alberto Muñoz

Web Hosting: Germán Bueno --www.redcomel.com.ar

ANTES

PROCESO

FINAL

LA EXPO